Una metáfora de casas y pandemias

Este fin de semana fui a una de mis casas. Se caracteriza por tener unos 30 metros cuadrados de sol, en un clima agradable, que es casi imposible que alguna construcción me bloquee. Tengo ventanas en los pisos superiores de unos 6 metros cuadrados, por unos cinco de profundidad combinado.

William Blake y Gurdjieff comentan que el hombre no se da cuenta por lo general que está dormido. Y si, a veces no vemos cosas evidentes.

Mi idea con ese domicilio era llevar unos  2500 a 3000 libros que tengo en otro lugar, y hacer un librero, lo que no me di cuenta hasta ayer es que no puedo hacerlo porque les daría el sol. Así como no puedo poner cuadros de mi difunto padre ( oleos y aerógrafias ) por lo mismo, el sol viene siendo una desventaja, en apariencia. Lo mismo que «estar despierto» Escogí esa casa entre otras razones por la luz del sol (aunque prefiero sombra).  Mi razonamiento fue que en un futuro por cuestiones de salud y relacionadas con la edad , tomar 20 a 30 minutos de sol diarios no es mala idea.

ya estaba consciente que la luz del sol me impedía poner en ese lugar computadoras, televisores, etc, el reflejo no me dejaría trabajar / descansar, y dañaría los equipos. De momento los muebles que tengo en el lugar son un sillón muy cómodo, pensado para leer, y una mesa con taburetes de cuero, para sentarse a juegos de mesa.

Revisando, creo que lo que mas que puedo meter allí es un metro por tres de libros. Eso no me sirve de gran cosa.

El lugar esta pensado como una recámara. pero junto a ese lugar hay otra recámara, a la que no le da la luz del sol, y que podría ser usada para libros o centro de cómputo.

Pero pensar en el azulejo que puede dañarse por poner camas ahí, me ponen en una situación en que sale mas pérdida poner una recámara allí que encontrar como poner libros.

Nuestras vidas son similares.

la solución que muchos dan por obvia es poner una cortina.

Entonces, para que quieres sol ?

he estado pensando seriamente en varias situaciones similares a lo largo de mi vida. No he basado la vida en cierta marca de coches, o de ropa (aunque mi ropa de vestir es pardueles). La pandemia tiene a varios limitados, o gastando a lo menso.

Con la pandemia podrían ponerse aparatos de abdominales , fondos, o similares. No es buena idea con azulejo de buena calidad.

Muchas veces el ser humano toma decisiones basadas en lo que ve y no en lo que busca. No me refiero a la típica confusión entre deseos creados y deseos auténticos (o naturales), sino que la mayoría de las personas no busca y suele ir por lo mas barato, lo mas que le impida ver el mundo, y por lo general no sabe ni que busca.

Pero a veces te encuentras con situaciones como la de la casa con sol.

En ocasiones , como la pandemia, te das cuenta de lo maravilloso que es salir a la calle, y respirar tranquilo. Usar el cubrebocas causa ciertos problemas por el CO-2, y simplemente la calidad de tu respiración no es la misma. En otras ocasiones te encuentras en ciudades como Mérida o Villahermosa, sabiendo que hace calor, pero que en la calle lejos del aire acondicionado, abriendo la ventana, estas peor.

Las ciudades frías tienen otros problemas, y si bien es cierto que el calor hace que las cosas maduren y sean mas comibles (microondas, estufas)….. a tu cuerpo el calor lo acaba. Puedes obtener cáncer de piel, entre otras cosas.

Así que lo ideal, pensé, era tener acceso a una casa con sol, para poder sentarme en un lugar a tomar notas de cosas por hacer, tomar el sol, con un perro a mis pies, sin necesidad de abrir la ventana, y sin que el sol sea excesivo.

Usar cortinas no me sirve de nada.

Dinero, peso / dañar auzlejos, cambiar la parte que hace mejor esa casa… pues no. Lo mismo sucede con poner vidrios de los que son tipo baño, que no dejan pasar toda la luz.

En el camino te encuentras en situaciones así.

Por ejemplo, elegí un tipo de vida que no me pidiera sol o frio para poder trabajar, y que pudiera hacer desde mi propia casa; no pensando en pandemia pero si pensando en revueltas políticas, o lesiones, o familiares enfermos. Eso fue cuando tenía unos 16 años.

Ahora pensé en esa casa con sol por una serie de razones. Sé que estoy despierto, se que es una buena decisión conservar la casa, así como seguir el camino de no depender de otros y usar la ética como brújula es el correcto, pero me encuentro con el problema de los libros.

Otra idea que se me ocurre es, de manera temporal, en lugar de libros llevar algunas cajas de papeles (de plástico corrugado) y en las idas a la casa revisar esos papeles a la luz del sol y tirar o pasar en limpio lo necesario.

Se que el perro , mi esposa y yo estaremos muy a gusto allí en un futuro.

Pero el problema es cuando te das cuenta que estas despierto y has solucionado lo que querías en un principio. Siempre sale algo mas que no habías considerado. No necesariamente una mala decisión, sino que hacer lo que habías pensado te causa a veces otro tipo de problemas.

Y no soy de ponerme muy zen, para usar un jardín zen (y con perros cerca, no es precisamente buena idea).

Hay que pensar porque quieres estar despierto, despertar, y recordarlo. Creo que lo mejor es considerar el lugar como lugar para hacer planes a futuro, y hay mas tiempo que vida.

Así que el problema es, como siempre, que estar despierto te lleva a pensar. A tener recursos que soñaste. Y a veces no sabes que hacer con ellos.

Pienso cambiarme a esa casa en unos diez o doce años, a menos que la pandemia se ponga peor.

Y hay varios objetivos, varias razones para estar despierto, y cosa que puedes hacer en tu casa y no en el trabajo. Por eso tengo varias casas… para enfocarme en diferentes POSIBILIDADES de estar despierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *